Como se cual es Mi llamado, don o talento?

Con frecuencia me escriben preguntando como saber cual es mi don o talento…(Debería hablarse mas de eso en las iglesias). Todos nacemos con talentos y a todos los cristianos Dios nos da dones, la diferencia de los mismo es que el talento es una habilidad o gracia natural y el don es una habilidad de funcionamiento espiritual, que Dios nos regala para servir en la iglesia. Ambos pueden mezclarse y con ambos puedes servir a Dios, así que hablaré de ellos como si fueran iguales.

No todos se dan cuenta de niños de cual es su talento.

¿Como me di cuenta que tenia el talento de hacer reír a los demás? Pues en la pre adolescencia, en la escuela, de cualquier cosa, lo que los demás veían triste o trágico, yo sacaba algo gracioso y todos (menos la profe) se reían. En la exposición imaginaba las voces y sonidos de lo que leía. A veces me hacia pasar por tonto, solo para que los demás se rieran de mi (no tenia que hacer mucho esfuerzo) y me llenaba de placer ver la gente reír. Cuando Leía la Biblia mi mente volaba, veía a Noé pero en una versión dominicana, a Caín con una metralladora y a Judas caminando cojo y con un sombrerito y uñas largas (Judas Cruger). Así me daba cuenta que yo veía cosas que otros no veían en la Biblia. Predicando y escribiendo en las redes, por mas serio que era el tema siempre encontraba una forma divertida de transmitirlo. Para qué doliera menos y todos lo leyeran y eso me motivó a participar en las noches de humor cristiano, ahí fue que me di cuenta que podía hacer reír a la gente en masa (al principio fui regular y con el tiempo he ido mejorando, porque todos los talentos se afinan y desarrollan con la práctica, por eso hay que arriesgarse a empezar tal como podamos). Hoy prácticamente vivo de mi talento de hacer reír.

Para predicar (mi don o llamado) fue mas difícil descubrirlo, porque estaba lleno de complejos por mi dicción (debido a un problema auditivo a veces me cuesta pronunciar las palabras correctamente) y muchas veces hablando la gente se reía de mi mala pronunciación…Pero debido a que los hijos de pastores cantan, tocan o predican, y yo ni cantaba ni tocaba bien, me animé a hablar en publico. Empecé declamando poemas o anécdotas, estudié locución y oratoria, leía mucho para poder hablar cosas poco conocida (ya que mi voz no impresiona, al menos que el contenido sea digno de ser oído) y de repente ya estaba predicando, con mis limitaciones pero mientras más lo hacia mas mejoraba (predicar se aprende predicando). Desde la primera vez que lo hice recibí elogios (y criticas) y asimilé ambos, me ponía muy nervioso (como casi todos en sus inicios) pero me sentía apasionado (una señal de que es tu llamado y don), disfrutaba lo que hacia y cuando disfrutas lo que haces por mucho tiempo, eso indica que no es una moda o fiebre, es tu pasión.

¿En que eres bueno? Que te gusta? ¿Que te apasiona? ¿Cocinar, escribir, bailar, cantar, predicar, pintar, actuar, tomar fotos, hacer vídeos? Prueba lo que te gusta y si alguien coincide que tienes talento, entonces Enfócate. A menudo no nos desarrollamos en nada, porque pensamos en muchas cosas a la vez. Concéntrate en lo que eres bueno, estudia gente que son afines con tu talento, imita lo bueno de ellos, (La mayoría al inicio nos parecemos a alguien, eso es parte de buscar tu identidad) y dale, si se te pasa la fiebre, pues prueba otra cosa, si consigues criticas pero también elogios, entonces no estas pasando desapercibido. Pero no dejes que te pase el tiempo sin desarrollar lo que Dios puso en ti. ¡Empieza Ya!

IMG_1460.JPG