Hay tres áreas de nuestras vidas que están reguladas por el gozo. El dar, El Alabar y El Servir. Dar: Dios está mas interesado en tu actitud al momento de dar, que en la cantidad que estás dando. 2 Corintios 9:7 establece que las personas no pueden dar con tristeza o por necesidad, porque Dios Ama al dador alegre. Por años hemos pedido a la gente que de por necesidad: para pagar la renta del templo, comprar equipos, cubrir gastos, en vez de enseñarle a dar por gratitud. Cuando le enseñamos a nuestra gente a ser buenos administradores, sabrán dar por gracia de lo que por gracias han recibido y no habrá la urgencia de pedir con frecuencia solo por necesidad. Alabar: Santiago 5:13 nos dice que si estamos afligidos oremos y si estamos alegres cantemos. En muchas iglesias es al revés, los afligidos son los que cantan y los alegres oran. He visto grupo de adoración que calificarían con éxito para cantar en funerarias. En vez de grupo de júbilos, parecen grupo de jubilados. Hay que cantar con alegría. Tercero: En Deuteronomio 28:44 Dios maldice al que sirve sin gozo. Por lo que yo deduciría que mejor le va al que no hace algo, que al que lo hace siempre de mala gana. Cuantos ministros, predicadores, cantantes, ujieres, lideres en gral están sirviendo cansados, amargados, deseosos que Cristo se los lleve. Si no somos capaz de disfrutar lo que hacemos, debemos darle paso a que otros lo hagan. Aunque a algunos no les simpatice, el fruto del espíritu también es gozo. Así que una persona que no tiene gozo, ¡no es espiritual! ¡Gozalo!