NO  DEMONIOS…

riqui gell

No existe “demonio de envidia” o de “Celo Ministerial”, lo que existen son personas con Muy Baja Autoestima que no toleran ver a Otros crecer en Dios y codicia lo que tienen. (Job.5:2)

2.      No hay “demonio de deudas”, si hay gente “liosa” que toman mas de lo que pueden pagar y se descuidan (hacerse chivo loco). Pero eso no se llama “demonio”, se llama “malapaga” (Sal.37:21)

3.      No hay demonio de “descarriamiento” o “enfriamiento”, solo hay personas que se descuidan y han olvidado de donde Dios les sacó.  1 Cor. 10:12

4.      No hay “demonio-de-Sueño-en-medio-de-la-predica”, lo que hay falta de dormir o aburrimiento, Si siente que se está durmiendo, Vaya al Baño, Lávese la Cara con Agua Fría y vera como será “libre”

5.      No hay demonios de “homosexualidad”. Toda desviación sexual es una obra de la carne. (Rom.1:26,27, Gal.5:18…)

6.      No hay “demonio de robo”, si hay personas que nunca han estado presos o si lo han estado, no temen volver. Si siente atracción por algo ajeno, salga corriendo, no olvide la carne no se reprende, se sujeta.  (Ex.20:15)

7.      No hay “demonio de infidelidad”, hay gente sin vergüenza, charlatanes y que creen que se la están “comiendo”, desafiando a Dios, quien dijo que no hay nada oculto que no salga a la luz. (Mr.4:22)

8.      No creo en “demonio de accidente”, si creo en conductores imprudentes, borrachos, aprendices, despistados, etc. Aprenda a manejar y cuídese de los otros, Concéntrense Mas y Reprenda Menos.

9.      No hay demonio que “pulla-los-niños-en-la-iglesia-para-que-molesten-y- lloren” si hay Niños Imperativos (Cacones, léase malcriado)  que con dos nalgadas se “Arreglan”. Prov.29:17

10.     No hay “demonios de ira”. La ira es una obra de la carne. Cuando esté airado, No Reprenda; Someta Su Carne. (Ef.4:26)

11.     No hay “demonio de chisme” o de “división”, lo que si hay es Gente Divisora y Chismosa Que Necesitan Unas Largas Vacaciones…(Prov.16:28)

12.     Si creo que existen demonios, pero también creo que la mayoría de nuestros males está en nosotros mismo (Rom.7:19,20), aunque confieso, es mas fácil echarle la culpa al diablo y sus secuaces que ser responsables de nuestros errores.